Todo comenzó por obra del arquitecto barcelonés Ricardo Bofill, quien a sido participe de obras arquitectónicas como el Hotel vela de Barcelona. Esta fabrica de cemento abandonada, ubicada a las afueras de Barcelona y construida en el siglo XX, podría tener una vida útil según Bofill.

Fábrica de cemento abandonada

Ricardo Bofill, quien a sido participe de obras arquitectónicas como el Hotel vela de Barcelona.

Para asombro de todos, la convirtió en su propia residencia.

Espacios llenos de luz
Cada espacio tiene mucho de peculiar
Pocos lugares sin sorpresa arquitectónica

La reconstrucción de está fábrica de cemento abandonada a tardado nada más ni nada menos que 45 años.

El verde lo inunda todo

Se puede apreciarse como el verde lo inunda todo: fachadas, patios y terrazas. El componente naturaleza no ha desaparecido, solo se ha transformado.

El verde lo inunda todo: fachadas, patios y terrazas.

Una reordenación del desastre.

Lo que el ser humano arrebató a la naturaleza, hoy lo comparten. Más que un palacio, un templo a la comunión, una reordenación del desastre.


También te puede interesar:


Via Barcelona Secreta